dissabte, de març 09, 2013

Alabama Monroe: un drama con buena música country, por Jordi Guasch

(Versió en català)

Alabama Monroe: un drama con buena música country
Per Jordi Guasch

Tras haber visionado en el cine este estupendo drama belga dirigido por Felix Van Groeningen y muy bien interpretado, manifiesto que cualquier aficionado al Country tradicional puede darse por satisfecho. Actualmente estoy viendo capítulos de la serie televisiva “Nashville”(2012), cuyo argumento gira en torno a músicos inmersos en el microcosmos de Music Row. Admito que su trama, aunque convencional ,es ágil, puede enganchar, y goza de dignas interpretaciones. Sin embargo, exceptuando algunas escenas (como las del “Bluebird Café”) el Country puro brilla por su ausencia. En los episodios que ya he dejado atrás, casi todo es Country-Pop, Nash-Pop o baladas Country-Folk dentro de esta línea “nashvillera” contemporánea. Para quien conecte con esto, pues la música es acertada. Sí, sus intérpretes tocan y cantan correctamente. Además, se cae en el error de identificar esa tendencia “popera” de Music Row con el Country en general. O quizás es que va bien para el guión, pero es algo tan absurdo que un iniciado en Country enseguida detecta. No obstante, si se quiere música Country auténtica, hay que ver “Alabama Monroe”.

Voy a comentar algunos aspectos del film desde la perspectiva de un aficionado a este género…

REPERTORIO MUSICAL:

La película pivota en torno al Clásico “Will The Circle Be Unbroken?”, una pieza Old-Time muy habitual posteriormente dentro del estilo Bluegrass, que es el que practica la banda liderada por la pareja protagonista. Se trata de un tema popularizado por The Carter Family y basado en una letra original de principios del 1900 a cargo de Ada R. Habershon y Charles Gabriel. La grabaron por vez primera en 1935, con Sara Carter como vocalista acompañándose del acostumbrado ritmo de autoarpa y guitarra. El famoso trío empezó a adquirir su enorme poder de influencia en la música Country tras aparecer en las “Bristol Sessions” de 1927. En esta misma fecha es precisamente cuando se registró la grabación pionera de “Will The Circle Be Unbroken” por Frank & James McCravy, si bien no tan importante para los amantes al country como la del año siguiente gracias a Frank Luther & Carson Robison. Y ya que Didier tiene a Bill Monroe como su ídolo, oportuno es añadir que los Monroe Brothers la registraron en 1936. De hecho, la compañía discográfica Victor grabó esta pieza, titulada originariamente “Can The Circle Be Unbroken” en 1933, pero no se comercializó. Los Carter decidieron probar suerte en 1935 con ARC obteniendo un enorme éxito. También la interpretarían etiquetándola como “Shall The Circle Be Unbroken”.

La canción posee una alta carga emocional (la muerte de una madre es el tema principal que dará pié a celebrar la fe en el Más Allá…”When I saw that hearse come rollin’ for to carry my mother away…”) y espiritual, sobre la esperanza de que los seres queridos se reúnan en el Cielo, según el fundamento cristiano de esta música. Ha habido infinidad de versiones de este tema, e incluso sirvió de título para tres excelentes álbunes dobles de la Nitty Gritty Dirt Band con invitados de lujo. Todavía se continúa interpretando tanto en el contexto de la música country como en el de las iglesias. La tolerante visión religiosa de los miembros de The Carter Family nos ocuparía demasiado espacio. Hace tiempo disfruté de un libro biográfico sobre el grupo y lo explica muy bien.

Los aficionados/a al género también habrán identificado otras canciones como: Wayfair Stranger, Over The Gloryland (basada en una composición de 1906 de Gospel sureño), Reuben’s Train (en los títulos de crédito figura erróneamente como “Rueben’s Train”…), If I Need You (de Townes Van Zandt) cantada por Elise en plan “Alison Krauss”, etc…Ya en los títulos finales suena “Where The Soul Of Man Never Dies” que los más honky-tonkeros
recordarán del cd “Three Hanks”(1996).



Ilustraciones que forman parte del libro "Country music stars" (Josep Julià/ Jordi Guasch)


MENCIONES RELATIVAS AL COUNTRY:

Hay varias, citaré algunas…

Didier alude en un momento al álbum “J.D. Crowe & The New South” de 1975 como si fuera una joya, demostrando cómo ama el Bluegrass. En la escena donde conoce a Elise, ésta identifica la balada “Im So Lonesome I Could Cry” con Elvis Presley pero Didier le dice que es de Hank Williams. Efectivamente, y la registró en 1949. Una mención desgraciadamente muy oportuna a juzgar por el futuro que les espera…

<¿Has visto alguna vez llorar a un petirrojo Cuando las hojas empiezan a caer? Significa que ha perdido el deseo de vivir…>.

Didier la invita a que asista al concierto que dan por la noche y ella le pregunta si eso del Bluegrass tiene que ver con la música Country. Él, demostrando una vez más su pasión por esta música, la ilustra diciéndole que se trata “del más puro”…

Bueno, Didier no está demasiado informado pues “no es así exactamente”…Repasemos muy esquemáticamente cómo se gesta el Bluegrass:

Bill Monroe, padre de este estilo country, formaba parte de los Monroe Brothers, exponentes del Old-Time en su última fase. En 1939 creó su propia banda: The Blue Grass Boys, generando un estilo propio basado en el Old-Time, con aportaciones particulares (como el protagonismo de su mandolina o la conjunción de voces ) y pinceladas de otros géneros, incluso jazzísticas. Hay pues una estructura concreta en el sonido que aporta al género, produciendo un tipo de música montañesa dotada de personalidad propia. Se ha gestado el “Bluegrass” pero todavía ha de adquirir su estado de plena madurez. Ello devendrá con la incorporación de Lester Flatt (guitarra) y Earl Scruggs (banjo). Las primeras grabaciones con los “Blue Grass Boys” clásicos (Flatt, Scruggs, Cedric Rainwater y Chubby Wise) tienen lugar en 1946. En el 48, Flatt y Scruggs forman su propia banda de Bluegrass y un año después, Bill Monroe contempla sin agrado que los Stanley Brothers firmen con Columbia Records tocando su estilo. Como acto de protesta, Monroe deja el sello discográfico fichando por Decca. En 1950, graba “Uncle Pen” y Flatt & Scruggs el instrumental “Foggy Mountain Breakdown” para Mercury Records….El estilo Bluegrass ya es un fenómeno que se va escampando por el contexto musical del país y no dejan de surgir más grupos, músicos y cantantes que lo veneran. Cuando Music City apostaba por “poperizarse” cada vez más, el Bluegrass fue reivindicado por algunos intérpretes, aficionados y entendidos como el exponente más puro del Country si bien más tarde surgirían conjuntos modernizando sus esquemas más tradicionales ; y, como de costumbre, ocasionando a veces divisiones entre los más puristas y los innovadores. He aquí un sólido motivo para justificar la futura separación entre Lester Flatt y Earl Scruggs…

Consecuentemente con este conciso apunte, el Bluegrass sí es una de las facetas de lo que consideraríamos “tradicional” dentro del Country, al igual que, por ejemplo, el Honky-Tonk, El Western de los Singin’Cowboys o el Western Swing. No obstante, la música country más antigua pertenece al concepto “Old-Time”, los cimientos esenciales de todo lo posterior. El Old-Time es entonces, “lo más tradicional”. Pero, evidentemente, refiriéndonos al Country en términos globales y en su vertiente montañesa del sureste, el Bluegrass se erige sin duda como uno de los pilares que sustentan la tradición.

Volvamos a “Alabama Monroe” (sobra decir de dónde proceden ambos nombres…)…

Una prueba fehaciente de la devoción de Didier por el creador del Bluegrass se define en esta frase:
…Yo tuve la suerte de verlo en directo en el Festival de Wembley…También a parte del fecundo linaje musical de la Carter Family.

Didier refiere a los orígenes de la música country, si bien de manera muy escueta, limitada y algo confusa…No importa, únicamente es la opinión de un personaje ficticio y no afecta al film…

Es cuando habla de los “aventureros en los Apalaches”…Viene a expresar que allí se juntaron un español aportando la guitarra, un judío haciendo lo propio con el violín, el italiano con la mandolina y el africano con el “banjar” que dio origen al banjo.

Explicado muy brevemente:

La guitarra se introdujo en el Country por dos vías: la frontera mexicana (en su modelo de guitarra clásica española) y el urbano norte, mediante los modelos de guitarra acústica de procedencia alemana. Y sería la versión germánica la que llegaría a los Apalaches (cuna del Country) con más antelación, al menos a nivel genérico. Este instrumento no adquiere suficiente relevancia en el género hasta finales del siglo XIX y sobretodo, principios del XX. Además, en las primeras grabaciones, talentosos guitarristas country como Frank Hutchinson, Dick Justice o Henry Whitter, utilizaban unas guitarras baratas usadas denominadas “ladder-braced guitars” que otorgaron un sonido característico a su música. ¿Y qué decir del violín? El fiddle…Sí, la imagen de violinistas judíos tocando en territorio estadounidense es propia de la herencia cultural de esta comunidad, pero en los Apalaches lo más apropiado sería relacionar el violín con los colonos escoceses-irlandeses o por extensión, de las Islas Británicas. Justamente, el fiddle es el primer instrumento country en importancia. No cabe duda de que el banjo fue aportación africana y es muy acertado el detalle del “banjar”. También lo es el hecho de que los italianos contribuyeran con la mandolina a enriquecer el arcaico sonido que tiempo después se conocería como Country Music.

A estas alturas ya se antoja evidente por qué se llama “Maybelle” la hija de Elise y Didier; también el banjo de él. Para neófitos, aclaro que se debe a Maybelle Carter; toda una institución en el género y referencia indiscutible en cuanto a un muy influyente estilo de tocar la guitarra. Y la banda cumple con la fórmula típica de una formación Bluegrass: Banjo, fiddle, guitarra, mandolina, y dobro. El contrabajo , o su versión más contemporánea de “bajo”, es una opción igualmente representativa de cualquier banda de este estilo.



Dibujo de Jordi Guasch


MIS ESCENAS FAVORITAS:

Es una obviedad que lo son todas aquellas donde hay música en directo. Pero también destaco el numerito que dedica la banda de Didier a su hija cuando regresa de una sesión de quimioterapia; todos ellos bailando simpáticamente con pañuelos en la cabeza. Me encanta el momento en el cual el grupo se despide de Elise junto a su cama del hospital interpretando además una melodía alegre. Subrayo especialmente el discurso ateo del protagonista en medio de un concierto, una sala que, tal vez intencionadamente, evoca un poco el Opry… Anteriormente, ya me gusta ese instante donde Didier estalla ante la pantalla del televisor cuando aparece George Bush, pero su arenga en pleno concierto contra la creencia en un Dios, la religión, el Papa y el presidente norteamericano, no sólo conecta con mi manera de pensar sino que la considero muy valiente…

El ateísmo o el rechazo a la religión es ajeno al entorno de la música country, particularmente en su sentido más tradicional; y a los EE.UU. en general. Aparte de las distintas modalidades de credos protestantes relacionadas con el contexto sureño, muchos cantantes country se formaron cantando en iglesias. Iris DeMent declaró para la revista “No Depression” (fuera de Music Row siempre han habido muchos microcosmos dedicados al country auténtico…):
…Sin embargo, ella no se consideraba cristiana. Pero matizando que ello no le impedía conectar con el sentimiento de las viejas canciones gospel; no sólo por ser un elemento primordial de la cultura sureña sino debido a que expresa el sentimiento sincero de la gente rural, aquejada por constantes penurias. Dement , sin duda, conecta con la espiritualidad que emana de la misma música. Yo tampoco creo en Dios, al igual que Didier, pero puedo sintonizar con la emoción surgida de la melodía de un himno religioso. Es más, hay canciones como “Will The Circle Be Unbroken” que trascienden el mero condicionamiento cristiano. Descubro un misticismo especial en este tipo de tonadas e incluso en algunas de sus letras. Ello invita a que aquellas personas que abogamos por una Espiritualidad sin Religión, conectemos que la profundidad trascendental materializada en el hermoso arte musical. Tampoco resulta extraño que el cristianismo del Sur, propio del Country, cuando supera su tendencia más fundamentalista, se alíe con otras creencias o religiones. Ahí tenemos el caso de Willie Nelson con el budismo, por ejemplo; o la creencia en la Reencarnación de éste, Reba McEntire o Loretta Lynn. No obstante, fue aceptada en el Cristianismo hasta el siglo sexto, siendo declarada herejía durante el Concilio de Constantinopla…

Otra escena que me atrae es cuando el alma de Elise se libera de su envoltorio físico contemplando lo que sucede en el hospital. Aquí tal vez habría que preguntarle al director del film cuál fue su verdadera intención. El hecho de ser ateo no implica negar un Más Allá u otras dimensiones, la reencarnación, la existencia del mundo espiritual, etc… En el diccionario ilustrado Larousse, por ejemplo, “Ateísmo” significa: . Y en el caso de que Didier fuera agnóstico, la definición de Agnosticismo sería ésta: . El Cristianismo cree en un Dios, pero no otras religiones como el Budismo. En uno de los libros más documentados sobre esta religión por un lado y filosofía espiritual por otro, reza:
. El mismísimo Dalai Lama calificó su religión de atea. En su osado discurso, Didier refiere al Dios del Antiguo Testamento; en definitiva, al Dios original, desvestido de los ulteriores aderezos. Una deidad que coincidía con la Era de Aries (de ahí los sacrificios de carneros…) pero esto ya es parte de otra historia…

“Little Log Cabin In the Lane”, escrita a finales del XIX por un curioso personaje, rebelde y poeta, que merecería todo un biopic, hace mención de unos espíritus que vagan junto a los “bienaventurados dichosos”. Y esta es la primera canción country no instrumental que se grabó. Lo hizo Fiddlin’John Carson en 1923. No es por lo tanto descabellado observar como el cuerpo astral de Elise abandona su cuerpo tras el período de autodestrucción causado por la terrible tragedia narrada en el film.

En “Will The Circle Be Unbroken” , se haya la clave o el misterio de semejante drama. Quienes hemos padecido el sufrimiento de un amigo/a o familiar cercano con cáncer, podemos experimentar una particular sensación de compasión y empatía por los protagonistas del film. Quienes además, al igual que los propios budistas, concebimos el pensamiento de la muerte cual herramienta de sabiduría para comprender el sentido de impermanencia, de constante cambio y de aprovechar el Ahora (bajo un código de nobles valores) como el más preciado tesoro, somos más capaces de entender el mensaje…

No olvidemos nunca el buen humor (de ahí mi especial deferencia a la escena del numerito con pañuelos en la cabeza, por ejemplo) y en consecuencia, cito una versión irreverente de la susodicha melodía: “Will The Fetus Be Aborted”…Pertenece al álbum de Jello Biafra y Mojo Nixon “Prairie Home Invasion”(1994). Las mentes más conservadoras, los del PP y los antiabortistas la detestarán…pero me atrevo a decir que a Didier le gustaría.
Publica un comentari a l'entrada
Si voleu enviar les vostres cròniques, fotografies, anuncis de festes, balls,... ho podeu fer sempre que volgueu al mail countrycat@gmail.com o convidant-nos a l'acte que obriu a Facebook, amb la màxima antel·lació possible. Si es tracta d'activitats, recordeu d'incloure tota la informació necessària: lloc, adreça, horaris, preu d'entrada,...
Related Posts Plugin for Blogger