dilluns, de gener 06, 2014

Nepal country. Introducción a un artículo (todavía no completado) de Jordi Guasch


Jordi Guasch, autor polifacético y un erudito en música country, música old-time y americana, ha tenido la amabilidad de enviar a Countrycat un avance del próximo artículo que escribirá acerca de la relación entre su último viaje al Nepal y la música country.

Jordi Guasch es autor de un par de libros de viajes: "Corrido del Güero Errante" (de sus viajes a Mexico, Chile, Perú, Isla de Pascua y Texas) y "Camino de Varanasi" (de su viaje al norte de la Índia). También es autor de un libro de caricaturas de la música country que podéis adquirir contactando directamente con él.

Tenéis toda la información de Jordi en este mensaje que publicamos en Countrycat hace unos meses.

Es una satisfacción que Jordi vuelva a escribir y nos envíe su obra. Sin más dilaciones, la pegamos a continuación.

Nepal country. Introducción a un artículo (todavía no completado) de Jordi Guasch (spritermes@gmail.com). Diciembre 2014.
Por Jordi Guasch

(Artículo en catalán en este enlace)


Contemplemos la fotografía con dos instrumentos...Los compré en Nepal el pasado noviembre.

El violín se llama Sarangi. Y el que asemeja a un laúd con cierta forma de banjo, se denomina Tunguna y es tibetano, propio de los sherpas del Himalaya. Pero incluso existen otros “laúdes” nepalís o tibetanos con forma ovalada o redonda más parecidos al banjo, pues tienen menos cuerdas y la caja es un tambor...

Ahora observemos estas arpas de boca:


También las compré en Nepal. Podemos contemplar que cada “Jew’s Arp” tiene una imagen concreta. De izquierda a derecha: Dos alas con el letrero “Nepal”; Shiva (dios hindu de la Trimurti; deidad de la Música para los nepalís) y Buda.

El instrumento de la imagen de abajo es un “banjo” indio que fotografié en un museo del norte de la India, en 2007 y ya realicé un comentario sobre ello en mi libro (ahora a la espera de encontrar editorial) “Camino de Varanasi”...


¿ Debemos seguir pensando que el banjo es un invento exclusivamente del África? Bien, aceptemos que el “banjar”, o cualquiera de sus variantes, fue creado en el continente negro. Sin embargo, existen muchos prototipos similares en Asia... Es obvio que fueron los esclavos africanos quienes llevaron el “banjar” a los EE.UU. Pero, también se antoja plausible que el instrumento se basó en otros similares traídos de países
asiáticos; quizás, o en mayor medida, por los árabes...

Según se tiene constancia, 1619 es el año en el cual aparecen los primeros esclavos negros en EE.UU. A partir de aquí, han habido numerosos documentos donde se evidencia la presencia del banjo en ese país hasta el surgimiento de la industria musical moderna. Por citar uno, he aquí lo que escribió J.D.Schoef, en 1784, a bordo de un barco que transportaba esclavos: "Otro verdadero instrumento del auténtico negro es el banjah...En América y en las islas utilizan muchísimo este instrumento para el baile..."

Tres años antes, el mismísimo Thomas Jefferson , afirmó: "El instrumento propio de ellos es el Banjar, que trajeron acá desde África". No cabe duda: la existencia del banjo en América se debe a los africanos. No obstante, ellos debieron de inspirarse en otro/s instrumento/s similar/es procedente/s de Oriente...

Según muchos musicólogos, la guitarra deriva del laúd asirio que a través de Persia y Arabia pasó a Europa y llegó a España con la dominación árabe. Fijémonos, por ejemplo, en la imagen de la diosa hindú Sarasvati (simboliza el conocimiento, la sabiduría, las artes, incluyendo la música...)...


El arpa de boca (“Jew’s Harp”), es otra pieza que forma parte del repertorio country, especialmente en su concepto más arcaico: el Old-Time. En la Austria decimonónica fue prohibida por considerase “un instrumento de seducción”...Este tipo de prohibiciones relativas a instrumentos musicales era frecuente en épocas pretéritas, debido a la habitual estupidez dogmática de la Religión, en estos casos la cristiana; y el instrumento más estigmatizado fue el violín. Hasta el gran Paganini sufrió las consecuencias.

"Millones de hombres, mujeres y niños inocentes han sido quemados, torturados, multados y encarcelado desde que se introdujo el Cristianismo. ¿Cuál ha sido el efecto de la violencia? Hacer de la mitad del mundo estúpido y de la otra mitad hipócrita, apoyar la bellaquería y el error sobre toda la Tierra", declaró Jefferson, gran aficionado a la música de violín. Y cualquier prohibición es un acto de violencia. Como el que yo presencié en Nepal durante un ritual de sacrificio (de animales) en honor a la diosa Kali...

Pasé dos intensos meses (octubre/noviembre 2014) viajando por ese país, desde el Himalaya al Terai. Como de costumbre, solo y a la aventura, con mi mochila; guiado por el instinto y la intuición, e improvisando sobre la marcha. En una ocasión, tras una dura travesía, recalé en un pueblo montañés donde no parecían haber visto a ningún extranjero...Por esas “causalidades” de la vida, descubrí a un maestro de sarangi; fabricaba y
tocaba el instrumento. Relataré la curiosa experiencia en el manuscrito que estoy escribiendo dedicado al viaje, pero puedo adelantar que aquel virtuoso músico me invitó a su modesto y tradicional hogar montañés tocando canciones folklóricas para mí...Y el vecino, otro talentoso artista de sarangi, haría lo propio al cabo de un rato.

En una determinada canción, pensé: traducida al inglés, podría pasar por una pieza de los Apalaches...¡sin lugar a dudas! De hecho, el “Mountain Music Project” ya iba exactamente en esta línea...

Se trataba de reunir en un cd y dvd las experiencias paralelas de músicos de Virginia (seguramente la cuna del Country) y Nepal. El cd contiene un texto de Tim O’Brien, a quien tuve la suerte de conocer personalmente y en Catalunya, pues fue invitado por el dúo bluegrassero “Bandana”. Curioso trabajo musical: ensamblar unas culturas aparentemente tan distantes...Sin embargo, se evidenciaron sorprendentes conexiones entre el “Old-Time” y Bluegrass apalaches y el folklore nepalí. Músicos de ambas tendencias reconocieron hallar estrechas similitudes entre las canciones y melodías de cada folklore. Del mismo modo que es obvia la función común de los músicos itinerantes de ambos países:

Los Gandharbas eran (y hoy en día todavía quedan algunos ejerciendo la misma labor) los “Mensajeros cantores” que recorrían Nepal, incluyendo los himalayas, de una localidad a otra; ofreciendo su música, trayendo noticias y narrando historias. Tarea parecida a la de los Minstrels en EE.UU...Otro fenómeno cultural al cual dedico todo un capítulo en mi Ensayo sobre las raíces del Country.


En la foto aparece uno de los músicos nepalís que casualmente descubrí aventurándome por una zona montañosa. Sostiene la caricatura que le hice.

La fórmula “sol-do-do-sol” del sarangi, se antoja similar a la utilizada en algunas melodías de fiddle de los Apalaches. Escuchando la omnipresente balada tradicional nepalí “Resham Firiri” con sarangi, jew’s harp, guitarra, bajo y banjo “Old-Time”, uno se pregunta: "¿Es Country o Folk nepalí?"...



Tampoco deja de resultar chocante, y divertido, oír “Oh, Susanna!” (sarangi, banjo “Bluegrass”, flauta “Bansuri”, etc...) en la lengua de la tierra donde nació Buda...Cómo iba a imaginarse el autor de “Oh, Susanna!”, S.Foster, cuando la escribió (con veintiún años) que llegaría a sonar hasta en el Himalaya...Si bien, el primer paso, consistió en que esta canción “Pop” viajara de la yanqui Pennsylvania al Oeste y hacia las
montañas Apalaches vistiéndose del cariz “country” gracias al cual ha sobrevivido hasta el siglo XXI.

Acorde con lo manifestado anteriormente, me extenderé en esta cuestión (y las otras relativas a este asunto) tanto en un artículo más amplio como en mi libro sobre el viaje al Nepal; y, por supuesto, en un original ensayo sobre las raíces de la Country Music que tengo en “pause” desde hace bastante tiempo. Reflexionemos ahora sobre los orígenes del violín o, más bien, del/os prototipo/s precedente/s a su invento. ¿Habría que buscarlos en Asia? Como canta Charlie Daniels en “Talk To me Fiddle”: "Si este viejo fiddle pudiera hablar...".

Y si indagamos sobre las conexiones musicales entre religiones orientales y el cristianismo, podríamos analizar cierto trabajo donde el “Bluegrass” y “el Old-Time” sirven de base rítmica para una serie de mantras budistas e hindús...Pero esto ya lo contaré en la posterior ampliación del presente artículo. Otro motivo interesante de exploración musical sería la posible conexión entre el sitar y la guitarra hawaiana que dio origen a la steel-guitar...Eso sí, sin ningunear la aportación de los portugueses, igualmente implicados, según algunas teorías, en los “viajes” del banjo...

La música country debe su nacimiento (sudeste de EE.UU.) al folklore de los colonos provenientes de las Islas Británicas, sobre todo de los scots-irish. En segundo término, de otras músicas europeas y la aportación de los esclavos africanos, para más adelante enriquecerse de otros diversos matices culturales (la contribución mexicana, por ejemplo) a medida que avanzaba hacia territorios más occidentales. La música hawaiana, ya más tardíamente, devendría una significativa aportación al ya de por sí ecléctico género country.

Algunos musicólogos, apoyados en ciertos documentos, remontan los orígenes de un sonido “ Country ”, hasta el siglo XVIII. Más unanimidad hay en el hecho de que el fiddle se erige como el primer instrumento en importancia. Y, cuando nos referimos a instrumentos, no hay discusión en otorgar una procedencia concreta, al menos en términos generales, a cada uno: el fiddle , aportado por los colonos de las Islas Británicas; el banjo de África; la mandolina, traída por los italianos; la guitarra con su doble origen: vía México, la clásica española y desde el norte, con sello alemán (como la armónica...cuyo modelo primigenio procede de China) la acústica y otros modelos; la steel-guitar y el ukelele gracias a Hawai; etc... Sin embargo, cuando uno viaja por el mundo y comprueba sorprendentes similitudes entre el folklore musical estadounidense y el del lugar visitado, más aún cuando nos resulta lejano y exótico, es inevitable plantearse determinadas preguntas...

Las investigaciones de mayor profundidad nos harán retroceder a civilizaciones como la de la Antigua China, el valle del Indo, Egipto o Sumeria...Mentes todavía más osadas y comprometidas con desvelar los remotos misterios de la humanidad, especularán con La Atlántida, Lemuria o Mu. Una cosa está clara: que, por ejemplo, hallemos en un pueblo sherpa del Himalaya un instrumento llamado Tunguna y sea tan parecido al banjo...Supongo que debido al “efecto boomerang”, no es de extrañar que yo mismo encontrase en Nepal un cd de Folk autóctono donde aparece el instrumento sherpa que incluyera una canción titulada: “Banjo Khet ma”....

Namasté and Happy Trails!

Si estás interesado en otro tipo de arte, el de la caricatura, puedes conseguir, a buen precio, el libro “Country Music Stars” escribiendo a Jordi Guasch: spritermes@gmail.com telefoneándole: 678907909. La entrega se realiza a mano en Barcelona.


Publica un comentari a l'entrada
Si voleu enviar les vostres cròniques, fotografies, anuncis de festes, balls,... ho podeu fer sempre que volgueu al mail countrycat@gmail.com o convidant-nos a l'acte que obriu a Facebook, amb la màxima antel·lació possible. Si es tracta d'activitats, recordeu d'incloure tota la informació necessària: lloc, adreça, horaris, preu d'entrada,...
Related Posts Plugin for Blogger